Contratar una escort se ha convertido en algo cada vez más habitual en los últimos lustros, de tal manera que el término escort se ha expandido rápidamente para hacer referencia a chicas de compañía que ofrecen sus servicios de alto standing.

Si bien es cierto que muchas personas acocian las escorts de lujo a prostitutas hay que evitar caer en el error, ya que las prostitutas meramente se limitan a tener relaciones sexuales con sus clientes, sin embargo el caso de las escorts de lujo es muy diferente, ya que no siempre hay sexo con los clientes.

Muchas de ellas simplemente ofrecen sus servicios de acompañamiento, pero sin que ello necesariamente tenga que incluir ningún tipo de relación sexual. Pero, ¿De dónde proviene exactamente el término escort?

¿De dónde proviene la palabra escort ?

Si le preguntamos a la wikipedia nos dice:

Con lo que se lo hemos pregutado a GOOGLE

 Es posible que te hayas preguntado en más de una ocasión de dónde procede el término escort. Pues bien, la palabra escort proviene del italiano ‘scorta’, cuyo significado es ‘acompañamiento’. Esta palabra, a su vez, proviene del latín ‘scorgere’, cuyo significado es escolta o guía.

Destacar que esta palabra llega al castellano mediante el inglés, donde también se escribe escort, término que antes ha pasado por el francés medieval ‘escorte’, de modo que puede decirse que se trata de una palabra que cuenta con una larga historia y que lleva entre nosotros siglos.

De tal modo que el término escort se empezó a usar para poder referirse a aquellas personas, principalmente mujeres, que prestaban un servicio de acompañamiento. Por norma general, dicho acompañamiento era prestado a hombres que gozaban de un alto poder adquisitivo para acudir a eventos o actos sociales de toda índole. Aunque se le relaciona con infinidad de términos como puedes observar.

En otras palabras, que estos servicios nada tenían que ver con los que realizaban las prostitutas tradicionales de toda la vida, de ahí la diferencia existente entre contratar una escort de lujo y contratar simplemente una prostituta.

En muchas ocasiones, las escorts son mujeres jóvenes, atractivas, educadas, divertidas, agradables, ingeniosas y con un alto nivel cultural, de modo que se recurre a ellas con suma frecuencia como figura de acompañamiento y lucimiento, sin que ello necesariamente tenga que ir mucho más allá de acompañar al cliente en cuestión.

También es cierto que cada vez se pueden encontrar mayor número de chicas de compañía que acceden a mantener relaciones sexuales con el cliente (por norma general, a cambio de una suma extra de dinero), es por esta razón por la cual gradualmente ha ido aumentando el número de chicas que se ofrecen como escorts de lujo, ya no solo para realizar un acompañamiento determinado, sino para brindar servicios sexuales.

Como se puede comprobar, una escort de lujo en Madrid no es exactamente una prostituta, por lo que es importante no errar y compararlas, por que no son exactamente el mismo perfil ni ofrecen los mismos servicios. Si buscas un servicio de alto standing que vaya mucho más allá del sexo, un servicio de primer nivel de la mano de una mujer bonita, inteligente, culta, educada y divertida, lo tuyo es contratar una escort .

Es por ello por lo que resulta interesante reflexionar sobre una de las profesiones que están más estigmatizadas y que se vincula a la prostitución. En nuestra agencia Ananda Escorts podrás encontrar hermosas escorts con las que poder disfrutar de una maravillosa velada, ya sea en una fiesta, un evento de empresa, una boda, un viaje, una cena íntima o en un hotel. ¡Nuestras chicas te sorprenderán!