Encontramos ilustres seductores a lo largo de la historia, unos reales, que han vivido (por ejemplo: Casanova) y otros creados por la fantasía (como Don Juan). Podríamos hablar de estos personajes seductores que tienen la necesidad de seducir todo el tiempo, sin saber el ¿porqué? o ¿para qué?.

Son incapaces de quedar prendados de una sola persona. Consideran válida cualquier estrategia para conquistar mientras consigan sus objetivos, sin tener en cuenta los sentimientos hacia la otra persona porque son seres ausentes de talante empático. Lo único que les interesa es el momento de placer, y el logro sobre la mujer a quien someten o el esposo al que logran estafar. El Don Juan de turno no entiende como imprescindible la posesión sensual, le basta con lo sexual, podría sostener relaciones con prostitutas, sin embargo estas son mujeres que normalmente no les interesa. Al margen de esta excepción las demás mujeres con diferentes características le dan lo mismo, si son bellas o feas, exitosas o desgraciadas, jóvenes o viejas, ante sus ojos todas una misma cosa, sexo. Si una mujer le evidencia su entusiasmo, su admiración hacia él, si lo hace sentir especial, es suficiente para que este disfrute de su aventura.

seduccion
Por parte de las mujeres, tengan o no finalmente una aventura con ellos, consideran interesantes a estos personajes o se sienten atraídas en un primer momento. Porque el Don Juan vive seduciendo, si llega una mujer, su instinto lo pone en alerta, y este le previene que ha llegado una “presa”. La totalidad de la gente piensa que ser un Don Juan, un seductor, significa tener más aptitudes para la sexualidad y esto no es necesariamente de esta forma. La máxima “virtud” o cualidad es su facilidad para alabar la sensibilidad femenina, tener la sensibilidad para darle a cada mujer lo que ella está necesitando.

Algunos de los hombres más reconocidos y con más habilidades para seducir, a lo largo de la historia han sido: Casanova, Byron, London, Camus o Picasso. El más que conocido Casanova (Giovanni Giacomo Casanova 1725-1798) fue un cortesano, poeta, soldado y obviamente un gran conquistador de mujeres. Por ello hasta hoy, se le llama en muchas ocasiones así a los seductores.

10 lugares para tener sexo

Esa energía seductora es aquella capacidad de atracción que se posee para seducir a la gente y de alguna forma tenerla bajo nuestro control. Otro gran seductor fue Lord Byron, era poeta y sufría cojera, lo que en un principio podría ser un obstáculo para ser seductor, no obstante para él no fue problema. Esto evidencia de dónde reside el poder de la seducción. Le encantaba el riesgo, y desafío a lo establecido esto tenía y tiene mucho de imán, de atractivo, (incluso a día de hoy existen ejemplos bastante claros de como el hombre valiente con espíritu aventurero tiene esa seducción, como por ejemplo los pilotos de carreras, puesto que soportan la tensión y el peligro que a la mujer le atrae).

Nombramos además a Franz Liszt un pianista que cosechó diferentes triunfos en cuestión de seducción y el cual a pesar de su avanzada edad y incluso el final de sus días mantuvo su magnetismo prácticamente inmaculado. Su genio musical era un potente atractivo, sin embargo Franz Liszt poseía un interesante físico que cerca de su pericia social, le hizo alcanzar princesas, bailarinas o condesas. Alternaba con gran destreza los odios y las reconciliaciones amorosas.

Jack London, tenía gran poder de atracción sobre las mujeres y era poseedor de un gran físico y sensibilidad innata.

Albert Camus, era dueño de buena parte de las características definitorias de un seductor, era aventurero, sagaz, soñador, creativo… y cumplidor con su palabra. Era considerado por las mujeres como atractivo e irresistible y lo adoraban sin límites.

Otro gran seductor (este un poco más actual) fue Pablo Picasso, quien hacía enloquecer a cuantas mujeres pasaban por su vida, contaba con la virtud de ser un grandísimo comunicador. Esa facultad era un elemento de gran seducción. Cuando vivía en París en un sucio piso y sin ser aún el grandísimo artista que llegó a ser, era un gran seductor y tenía relaciones sexuales con mucha frecuencia. Picasso es un ejemplo más de cómo el poder que tiene el intelecto.

La seducción puede o es una de las armas que mas se utiliza en el arte amatorio, y tu ¿eres un seductor?.
Seduce a las mejores escorts de lujo de la ciudad, expertas amantes con las que conseguirás cumplir todas tus fantasías, anímate y vive una experiencia inolvidable.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone