Las bolas chinas, son un tipo de producto erótico que cada vez más está adquiriendo fama debido a sus beneficios para la salud femenina, y cuentan con la gran ventaja de no tener ningún tipo de contraindicación. No obstante, antes de lanzarte a usarlas, o lanzarte a comprárselo a tu pareja, queremos darte la mejor información para que las uses correctamente.

Como bien sabes, las bolas chinas, es un producto que en los últimos años se ha puesto de moda, y ha ganado una gran popularidad, ¿Sabes cómo usarlas? ¿Las estás usando bien? Muchas veces, nos da “corte” hacer preguntas sobre este tipo de artículos, y hay mujeres que las usan de forma incorrecta precisamente debido a que no se atreven a preguntar. Existe la creencia popularizada de que “las bolas chinas las pones como un tampón, y ya está”. Esta creencia, no es verdad.
Si piensas que las bolas chinas es simplemente ponerlas como un “tampax” y seguir con tu vida, ¡No te lo recomendamos!. Si tienes los músculos de la pelvis débiles, lo único que vas a conseguir es debilitarlos aún más, en cambio si tienes los músculos fuertes, lo único que conseguirás es que estos sufran un desgaste considerable. Antes de empezar a utilizar bolas chinas, ¡Mejor informarse!

¿Qué son las bolas chinas?

Las bolas chinas realmente son unas esferas que están rellenas por otras bolas en su interior, normalmente estas esferas están unidas por un cordón, y se colocan en el interior de la vagina. ¿Dónde se colocan concretamente? Las bolas chinas normalmente se colocan en la zona de 2/3 más profundas de la vagina. Se puede usar una bola china sola, o se pueden usar ambas (en función del peso que estemos acostumbradas a utilizar). 
El origen de las bolas chinas es un poco dudoso, no obstante se piensa que estas provienen de Japón, en la antigüedad a las bolas chinas también se las llamaba “bolas de geisha”. Aunque realemente no está demasiado claro, se piensa que el uso de estas surgió a que un emperador japonés decidió repartirlas entre sus amantes para no tener que esperar a que ellas lubricasen para disfrutar de sus servicios.
Por otro lado, también se dice que las geishas las usaban exactamente con el mismo propósito, es decir buscando fortalecer la zona pélvica, y es que cuanto  mejor se encuentren los músculos pélvicos de la mujer (en especial los músculos del periné) y más resistentes sean, la mujer tendrá una mayor habilidad para contraer y relajar la vagina a su propia voluntad. Esto va a influir no solamente en tu propio placer, sino también en el placer de tu pareja sexual.
Y es que las bolas chinas inundan el mercado tanto occidental como oriental, más allá del punto para proporcionar placer, se les ha encontrado grandes beneficios para mejorar la salud sexual femenina.

Hablemos de la sensibilidad de la vagina

Antes de hablar de las ventajas que puede aportarte utilizar bolas chinas, es mejor que comprendamos un  poco mejor, cómo es la anatomía de esa zona del cuerpo. El primer tercio exterior (también llamado introito), tiene muchas terminaciones nerviosas que tienen un vínculo muy cercano al placer sexual, los segundos dos tercios, carecen de este tipo de receptores. Esta es la explicación por la cual, cuando utilizas un tampax, no sientes que el tampax se encuentra en tu interior. Los tampax se colocan en una zona insensible al placer de la vagina, exáctamente igual que cuando colocamos unas bolas chinas en nuestro interior.

Entonces… ¿Cuando llevo puestas unas bolas chinas, no siento nada? En cuanto a la zona de la vagina, realmente no sentimos nada cuando nos ponemos unas bolas chinas, exáctamente igual que cuando nos ponemos un tampax, no obstante, las bolas chinas vibran con el movimiento, esto lo que estimula no es a la propia vagina, sin que lo que está estimulando es la parte interna del clítoris, esto es lo realmente placentero.

¿Qué es el clítoris?

El clítoris es el órgano sexual femenino que está más asociado con el propio placer. ¿Cuales son las zonas visibles? ¡Este es un tema curioso! Ya que las partes visibles del clítoris tienen un nombre parecido a los órganos sexuales masculinos equivalentes: “glande” y “prepucio”. No obstante no todas las partes del clítoris son visibles, ya que en el propio interior del abdomen, y también rodeando a la vagina hay dos ramificaciones, estas ramificaciones de las que acabamos de hablar, junto con la parte externa del clítoris, forman una “y” al revés.
La vagina está rodeada por el clítoris, y esto si puede ser estimulado por movimientos de vibración, en este punto en concreto es donde son eficaces las bolas chinas, incluso la fricción indirecta sobre el clítoris interno puede ser insuficiente para que puedas llegar al orgasmo, esto puede ayudarte con la lubricación vaginal, y también te va a proporcionar placer.
Todo lo que acabamos de comentar es una particularidad especial de la anatomía femenina, y es una de las razones fundamentales por las cuales el tamaño del pene “no importa” (o al menos no tanto como los hombres piensan), y es que las mujeres solo tenemos sensibilidad en el primer tercio de la vagina unos 3-4 cm. ¿Qué hace falta para estimular el clítoris interno? Para estimular el clítoris interno realmente lo que se necesita es un mayor grosor del pene, no una longitud mayor.

Trabajando el suelo pélvico 

Vale, que las bolas chinas sirven para lubricar, está claro. pero… ¿cómo ayudan realmente al suelo pélvico? Los músculos que se encuentran en la pelvis, pueden dañarse, o quedar más desgastados.  Es por ello que hay técnicas o métodos para que estos músculos se vuelvan más fuertes.
Estamos hablando de un tipo de rehabilitación muscular, pero realmente, ¿Por qué se deterioran los músculos? Explicándolo de una forma sencilla y entendible, podemos decir que los músculos del abdomen, son básicamente una “hamaca”, se deterioran rápidamente cuanto más peso soporten, ya que de esta forma se aflojan y debilitan.
Los problemas de suelo pélvico para la mujer, es algo bastante frecuente.  Y es bastante frecuente encontrarnos con mujeres que han sufrido algún tipo de problema relacionado con esto en algún momento de su vida. El desgaste del suelo pélvico suele ocurrir bastante frecuentemente en mujeres que han pasado por partos vaginales, mujeres con sobrepeso, mujeres que han practicado deportes de forma inadecuada, o mujeres que han realizado grandes esfuerzos físicos.

Es decir, se produce un mayor desgaste del suelo pélvico, cuanta más sobrecarga hagamos.
Hemos comparado el suelo pélvico con una hamaca, no obstante el periné de las mujeres tiene en realidad forma de rombo que se subdivide en dos triángulos.  Este tipo de estructura tiene su utilidad en retener las vísceras dentro del propio abdomen. No obstante tiene otras muchas funciones como por ejemplo abrir y cerrar esfínteres, uretra y ano, y en cuanto a la vagina, son los músculos que van a permitir que esta permanezca en tu posición natural.

¿Qué ocurre cuando el suelo pélvico se debilita?

Cuando el suelo pélvico se ve debilitado, bien por embarazos, sobrepeso o cualquier otra causa, se va a comenzar a resentir el control de esfínteres, y esto va a hacer que a veces se nos pueda escapar el pis (sobre todo en situaciones como: reírnos, o toser). Este va a ser el inicio de nuestros problemas, que en el caso de no poner remedio, se agravarán con el paso del tiempo. Este tipo de problemas puede tener consecuencias como: pérdida de orina, heces, descolgamientos tanto de vagina como de útero.

¿Cómo podemos usar las bolas chinas?

Por suerte los músculos que tenemos en el suelo pélvico y los músculos del periné recuperan su tono y fuerza en poco tiempo, es decir, es fácil rehabilitarlas, sobre todo en las etapas tempranas de deterioro. Si usamos bolas chinas, estas nos van a ayudar a ejercitar esos músculos, como si usásemos “pesas”.
No obstante para utilizar las bolas chinas de una forma correcta, hay que saber utilizarlas. Colocarlas y continuar con nuestra vida normal, es un error. Sería algo parecido a coger las pesas para fortalecer los bíceps, y continuar con los brazos caídos.  Utilizar bolas chinas que pesen, y no practicar ejercicios para ejercitarlo, va a debilitar mucho más la musculatura pélvica.

Utilizar bolas chinas en cinco pasos

  • Introduce las bolas, una a una. Si decides utilizar dos bolas chinas, lo más conveniente es que las introduzcas una a una. ¿Nunca has utilizado bolas chinas? En ese caso te recomendamos comprar un “pack de iniciación”  donde seguramente vendrá un pack de dos bolas separables para poder introducir solamente una. En el caso de que nunca hayas utilizado bolas chinas es recomendable utilizar solo una, y cuando te hayas acostumbrado al peso, pasar a usar ambas. No obstante, también puedes optar por usar bolas chinas más pequeñas, o de menos peso. (Recuerda siempre elegir un material no poroso).
  • ¡Usa lubricante! la mejor forma para colocar las bolas chinas, es utilizando lubricante, usa también una postura donde te encuentres cómoda, no debes tener ningún miedo a que pueda dolerte, la colocación de las bolas chinas es parecida a la colocación de un tampax. En cuanto al tipo de lubricante que te recomendamos, este debería ser a base de agua, ya que de esta forma, no dañarás los materiales de tus bolas chinas.
  • Usa los ejercicios de Kegel mientras las llevas puestas. Con las bolas puestas, y tumbada, practica una serie de ejercicios básicos de kegel.  ¿Cómo podemos realizar los ejercicios de kegel de forma correcta?Puedes probar a contraer tus músculos vaginales durante 3 segundos y después relaja los (intenta hacer 10 repeticiones). también puedes probar a contraer y relajar la vagina muy rápido, otra técnica es sujetar las bolas con la vagina, mantener la posición 3 segundos y volver a relajar.
  • El tiempo recomendado… ¡15 Minutos! Sobre todo al principio, no debemos pasar de 15 minutos, con el uso frecuente podemos aumentar el tiempo que las llevamos puestas, e incluso las repeticiones que realizamos de los ejercicios. ¿Qué tenemos que hacer con las bolas chinas una vez las saquemos? Simplemente la lavaremos con agua jabonosa, y posteriormente las guardaremos en un lugar seco.
  • Usar las bolas chinas a diario. Se pueden usar las bolas chinas todos los días, hasta que notemos cambios significativos y posteriormente tomar un pequeño descanso.

Cosas que debemos tener en cuenta a la hora de usar bolas chinas

Hay que intentar no provocar daños en la zona pélvica. Otra precaución que debemos tener, es no utilizar las bolas chinas durante muchas horas seguidas, incluso en casos en los que se sospecha de problemas en el suelo pélvico. Si vas a utilizarlas para algún tipo de rehabilitación, no lo hagas por tu cuenta y consulta a tu médico habitual.

Ahora que conoces las ventajas y riesgos que tiene el uso de las bolas chinas, sabes cómo puedes usarla para mejorar tu perineo, musculatura pélvica y mejorar la calidad de tus relaciones sexuales.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone